Tu cuerpo tiene todo lo necesario para un proceso de eliminación de toxinas: hígado, riñones, sistema digestivo, piel y pulmones. Sin embargo, para que cada uno de estos órganos funcione correctamente, requiere de nutrientes y otras sustancias provenientes de lo que comemos.

Acá te mostramos 9 alimentos que te ayudarán a remover, de manera paulatina, los elementos tóxicos internos como los radicales libres y externos como los metales pesados y los químicos sintéticos, con el fin de mantener una buena salud.  

Aloe Vera: es un excelente limpiador intestinal, además de un gran aliado para la prevención y tratamiento de úlceras. Estas heridas internas a veces se forman por el exceso de toxinas en ciertas partes del sistema digestivo.

Cardo Mariano: fortalece al hígado y sus funciones gracias a su compuesto predominante: la silimarina. Esto es ideal para personas que tienen cirrosis hepática, hígado graso o ictericia (coloración amarilla completa del cuerpo).

Jengibre: potencia la habilidad del organismo para sus procesos depurativos a nivel digestivo, circulatorio y de sudoración. Además, tiene un potente efecto antiinflamatorio, que permite al organismo desahacerse de las toxinas.

Cúrcuma: su principal compuesto, la curcumina, reduce la inflamación y la acción de los radicales libres. Se debe consumir siempre junto a pimienta negra, con el fin de aumentar su efecto antiinflamatorio.

Wheatgrass: es capaz de limpiar la sangre y regenerar al hígado, además de combatir los radicales libres. Es muy alto en clorofila también, que es muy necesario para eliminar los radicales libres.

Kale: muy denso en clorofila, que es un antioxidante que ayuda a eliminar los metales pesados. También tiene una elevada concentración de hierro y magnesio, minerales muy necesarios para una óptima salud.

Té Matcha: es rico en catequinas, una clase de compuestos del té verde que actúan como antioxidantes naturales. También tiene una elevada concentración de clorofila.

Maqui: tiene una elevada concentración de antioxidantes, entre ellos los polifenoles, que ayudan a hacerle frente a la acción de los radicales libres. Por otro lado, es una rica fuente de vitamina C, que también actúa como antioxidante.

Spirulina: es una microalga que tiene una gran concentración de clorofila, además de otros nutrientes necesarios para fortalecer a tu organismo. Tambièn tiene una gran concentración de vitaminas del complejo B, hierro, magnesio, entre otros.