La kombucha es una bebida que se elabora a partir de la fermentación de un cultivo orgánico llamado scoby en té negro. Esta infusión gasificada naturalmente, que se consume hace siglos en oriente, es rica en probióticos o bacterias beneficiosas para nuestro organismo. Nos ayuda a equilibrar nuestra microbiota, que es un universo de microorganismos que están en todo el cuerpo, pero sobre todo en el intestino.

El consumo regular de kombucha nos ayuda a regular la digestión, reforzar el sistema inmune y mejorar nuestra absorción de nutrientes. También está muy relacionada una microbiota equilibrada con un buen funcionamiento del sistema nervioso por la estrecha relación del intestino y el cerebro. De hecho, la producción de serotonina, hormona que nos provee una sensación de bienestar, se desarrolla en gran parte en el intestino.

Por esto te recomendamos el consumo de este brebaje milenario y saludable.