Si existe un alimento ideal para reemplazar el sabor del queso en preparaciones de origen 100% vegetal, esa es la levadura nutricional. Corresponde a una levadura en estado inactivo, de color amarillo, que proviene de la fermentación de azúcares y que se puede encontrar en el mercado en versión en copos o en polvo. Con ella puedes preparar quesos veganos, salsas, pastas para untar, o bien añadir directamente como condimento junto a otros ingredientes a sopas, ensaladas u otros platos. 


Además de su particular sabor, la levadura nutricional también es una excelente fuente de fibra, antioxidantes, aminoácidos (tiene proteína completa de alto valor biológico), vitaminas del complejo B y minerales, como el calcio, hierro, magnesio y potasio, así como también cromo, selenio, molibdeno y zinc. 


De acuerdo a su perfil de nutrientes, entre sus beneficios podemos mencionar la prevención del envejecimiento celular, un mayor control del estrés y los niveles de azúcar en sangre (glicemia), fortalecer el sistema inmune, la digestión y la estructura ósea, como aporte de energía, además de promover una mejor salud en músculos, piel, cabello y uñas. 


Si bien tiene la mayoría de las vitaminas del complejo B, no cuenta con la B12 de forma activa. Por esta razón, podemos encontrar también este alimento fortificado con ese nutriente muy requerido, sobre todo, en personas que no se alimentan con derivados animales. 


Asimismo, es un producto que de forma natural no contiene gluten, que es una proteína presente en cereales como el trigo que puede causar intolerancia o alergia en muchas personas (celiaquía). Es también bajo en grasa y carbohidratos, lo que la hace ideal para incorporar en dietas cetogénicas o keto.